Como ya conocerás, ANEOP considera muy preocupante la situación actual en la que hay entes y grupos de interés que consideran como una opción válida la normalización y legalización de la refracción remota para los pacientes.

Creemos que debemos aunar los esfuerzos para evitar esta normalización y legalización por los argumentos y motivos que expresamos en este documento Manifiesto y que queremos difundir a toda la sociedad.

Te rogamos, si estás de acuerdo, que firmes el Manifiesto para poder evidenciar que el rechazo a esta posibilidad está ampliamente respaldado por profesionales, pacientes/usuarios y en general por una amplia mayoría de ciudadanos.

Gracias por tu ayuda.

MANIFIESTO

contra la refracción remota en la óptica propuesta por ANEOP (Asociación Nacional de Empresarios de Óptica y Profesionales)

Nosotros, los abajo firmantes – profesionales de la optometría, pacientes, y representantes de instituciones relacionadas con la salud visual – declaramos nuestra posición firme y unánime en contra de la práctica de la refracción remota en la óptica

1. Compromiso con la calidad del cuidado visual: Creemos en la importancia de un examen visual completo y detallado, realizado en persona por un óptico-optometrista cualificado. Esta práctica es esencial para garantizar la precisión y la personalización en la evaluación de la salud visual y la prescripción de correcciones ópticas.

2. Reconocimiento de los riesgos para la salud: La refracción remota ignora aspectos críticos de la salud visual que solo pueden ser evaluados adecuadamente en un examen presencial. Los pacientes podrían depender excesivamente de prescripciones remotas, pasando por alto condiciones que requieren atención médica inmediata, aumentando el riesgo para su salud visual y general.

3. Valoración de la relación profesional-paciente: Resaltamos la importancia de la interacción directa entre el óptico-optometrista y el paciente. Esta relación es crucial para proporcionar asesoramiento profesional, realizar ajustes personalizados y ofrecer soluciones que se basen en una comprensión profunda de las necesidades individuales del paciente.

4. Defensa de la profesión óptica: La refracción remota amenaza con desvalorizar el papel esencial del óptico-optometrista. La profesionalidad, conocimiento y experiencia no pueden ser sustituidos por máquinas o aplicaciones. La existencia de esta práctica pone en riesgo no solo la calidad del servicio, sino también la percepción y el valor de la profesión en sí.

5. Preocupación por las implicaciones legales: Los proveedores de servicios de refracción remota podrían enfrentar implicaciones legales significativas debido a la inexactitud o a la omisión de condiciones que requieren atención especializada.

6. Valoración de la personalización en la atención óptica: Sostenemos que cada paciente es único, con necesidades visuales y condiciones oculares que varían significativamente. La atención personalizada que un óptico-optometrista proporciona en un entorno clínico no puede ser replicada o sustituida por métodos remotos. Esta personalización va más allá de la mera prescripción de lentes; implica entender las necesidades de estilo de vida, las preocupaciones estéticas, las condiciones médicas subyacentes y las particularidades de cada paciente.

7. Reconocimiento de la complejidad de la salud visual: La salud visual no se limita a la corrección de la visión. Incluye la evaluación de la salud general del ojo, la detección temprana de señales que pueden ser indicio de enfermedades (para derivar al sanitario correspondiente) y la consideración de factores que influyen en la visión, como la iluminación en el lugar de trabajo o hábitos de lectura. Estos aspectos requieren una evaluación y un asesoramiento individualizados que solo un profesional en persona puede proporcionar de manera efectiva.

8. Importancia del examen presencial detallado: Un examen visual completo en persona permite al óptico-optometrista observar detalles sutiles y realizar ajustes precisos. Esta atención detallada es crucial para asegurar que las prescripciones y soluciones proporcionadas sean las más adecuadas para cada individuo.

9. Enfatizando el valor del asesoramiento profesional directo: El óptico-optometrista, a través de su interacción directa, puede ofrecer recomendaciones personalizadas basadas en la observación, la experiencia y el conocimiento específico del paciente. Este nivel de cuidado personalizado es insustituible y es fundamental para una experiencia óptica óptima.

10. Advertencia sobre la estandarización de la atención: La refracción remota representa un enfoque estandarizado que no puede adaptarse a las necesidades individuales de cada paciente. Esta práctica ignora la diversidad y complejidad de los casos individuales, lo que podría resultar en soluciones inadecuadas y potencialmente perjudiciales.

Por lo tanto, instamos a las autoridades competentes, a las organizaciones de salud y a las instituciones educativas a tomar medidas para prevenir la implementación y promoción de la refracción remota en la óptica. Pedimos un compromiso renovado con la calidad, la seguridad y la personalización en la atención de la salud visual, asegurando que cada paciente reciba el cuidado que merece por parte de profesionales calificados y dedicados.

Haz clic en el siguiente botón para FIRMAR el manifiesto:

FIRMA EL MANIFIESTO

Muchas gracias por tu posicionamiento en pos de la mejora de la salud visual de los ciudadanos y el mantenimiento del prestigio de los profesionales sanitarios de salud visual.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios con el análisis estadístico y de hábitos y preferencias de consumo con fines publicitarios. Sus datos serán conservados conforme a la duración del tratamiento. En nuestra política de cookies podrá ejercer sus derechos y a través de su navegador eliminarlas.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies